Ser Sommelier: Hobby, pasión, vocación de servicio o profesión


Siempre me preguntan que como fue que termine siendo Sommelier, para resumir un poco no pensaba que esto iba a ser mi fuente de trabajo y mucho menos mi vida entera, no me gustaba el vino, de hecho lo que sabia tomar era la famosa “leche de la mujer amada”, siempre recuerdo que el vino me encontró a mi, a través de Dayana a quien conocí por pura casualidad, vivía en Puerto Ordaz y estaba estudiando turismo en un instituto, no había elegido esa carrera, de hecho no quería estudiar nada pero con una mama bien estricta pues tuve que comenzar a estudiar algo que fuera una carrera “normal”,

Tengo dos hermanas, la mayor es abogado y la menor es odontólogo ambas apasionadas en lo que hacen, yo simplemente no encontraba mi camino y en mi casa eso era una tragedia, debo reconocer que internamente para mi también era un dilema, cuando comencé a estudiar el mundo del vino me interese primero que nada en la literatura, eso fue lo que me atrapo, el señor Leo tenia libros espectaculares que me prestaba para que fuera leyendo, poco a poco me fui dejando llevar por esta cultura, comencé a entender el vino y su servicio, trabaje en todos los restaurantes de este señor, que tenia, o mejor dicho, tiene fama de ser bastante exigente cosa, que agradezco profundamente ya que aprendí a conocer de cerca el servicio en la sala, comencé como mesonera, imagínense esto fue hace ya mas de diez años!!

Costo mucho para que la Academia de Sommeliers llegara a Caracas y fue muy gratificante ver como se llenaban los cupos, comencé a conocer gente del medio gastronómico y del vino que me han apoyado hasta el día de hoy; poco a poco es inevitable hacer amistades con los que en ese momento eran estudiantes ahora colegas, la Academia ya va por su 4ta promoción y he tratado con gente maravillosa a través de estos 4 años que tengo viviendo aquí.

Lo que me lleva a estas líneas es la inquietud que ahora me embarga de ver como año tras año hay mas sommeliers que se dan a la hermosa tarea de educar al comensal dándole herramientas para que sepan exigir un buen servicio tanto del vino como de atención al cliente en general, he visto la mejoría en la calidad de las copas y de las cartas de vino entre otras muchas cosas..Entonces ¿Que es lo que me preocupa?, que cada vez exigimos mas y tenemos menos personas que nos den este servicio que demandamos.

¿Por qué sucede esto?, ¿Qué fenómeno causa que en vez de ir para adelante estemos retrocediendo?, para mi la respuesta es muy simple: en nuestro país no hay cultura de servicio, se confunden los conceptos de servir y ser servil, tenemos muchos aficionados que estudian por su interés personal pero que siguen viendo este oficio como algo que denigra a una persona, he escuchado con mucha tristeza personas que dicen que les da pena que los vean sirviendo un vino en un restaurante, que se excusan con sus familiares o amistades diciendo que lo hacen porque tienen unas pasantias que cumplir para graduarse de sommelier, hay algunos que hasta me han dicho que menos mal que no viven de “eso” porque no le aguantarían vainas a nadie (ojo, no conseguí un sinónimo que pudiera traducir ese sentimiento) Con esta manera de pensar ¿Que puedo esperar?

Yo seguiré haciendo mi trabajo con orgullo y pasión porque es mi carrera, mi profesión y mi oficio, para esto estudie y sigo estudiando, para mi tener el titulo de sommelier en papel o en el corazón representa lo mismo que para un medico o un abogado el suyo.

Respeto todas las maneras de pensar y cada quien puede hacer de su tiempo y su dinero lo que mejor le parezca, pero ojala algún día no muy lejano aprendan a respetar esta profesión, lo exijo por los que si trabajamos en este medio, ojala aprendan a pensar un poco lo que dicen antes de ofender a una persona que solo esta prestando un servicio, con humildad, devoción y verdadera vocación. Siempre los estaré esperando en un restaurante cualquiera para brindarles lo mejor de mi carrera.

El señor Leo me escribió una vez una dedicatoria que guardo con cariño:

“una sola palabra: SOMMELIER

El Verdadero Mundo del Vino en Venezuela…

Escrito por Vanessa Barradas para la revista Descubra

Vamos a comenzar esta travesía de lo que es la cultura del vino en nuestro país por el principio, hace mas de 15 años que se fundo la Asociación Venezolana de Sommelier de manos de Leonardo Da´dazzio, todo comenzó con la inquietud de este gran conocedor de vinos por enseñar y llevar de la mano a un grupo de inquietos jóvenes para inculcarles lo que ahora para ellos es una forma y un estilo de vida: pregonar, instruir, y educar a todas estas personas que por afición, curiosidad o profesión quieren andar por este sublime camino.

¿En Venezuela?, ¿Con tanto calor, en este clima tropical?, preguntas como estas se pueden escuchar diariamente cuando se asiste a una cata o charla sobre vinos, incluso podemos encontrar personas que no saben que en este país somos productores de caldos muy interesantes que hasta nos pueden sorprender, pues bien sí es posible, el clima no es importante mientras se cuente con personas capacitadas para guiarlos a sacar el mejor provecho, por no decir el mayor placer, al degustar un vino.

Voy a comenzar diciendoles que existe una figura muy importante en un restaurante que se llama SOMMELIER, y es el o ella la indicada para sorprenderlos con su conocimiento adquirido durante anos de estudios, dependiendo de cada caso, sin embargo esta persona debe caracterizarse por ser humilde, tener vocacion de servicio y muchas ganas de dar lo mejor de si a sus clientes o comensales.
Es interesante ver lo que la cultura de este mundo ha evolucionado con el paso de los años en este pais, todavía falta muchisimo pero ya podemos ver grandes cambios debido al gran trabajo que se ha venido realizando, mejores copas en nuestros restaurantes, mayor variedad de vinos de muy buena calidad, mejor servicio del mismo y lo que es mas, la demostración de gran interes por conocer de las personas que son o van a ser responsables de llevarnos estos productos a nuestras mesas o casas, es decir, importadores, duenos de restaurantes, asesores, etc.

Voy a finalizar esta su columna diciéndoles que no deben pensar que es tan difícil entrar en este mundo, solo hay que abrir las emociones, las sensaciones, percibir todo los que nos rodea porque de ahi viene el mejor catador, abran todos sus sentidos que les aseguro estarán en lo correcto, el mejor vino es el que nos gusta y nos da placer, suena básico pero es totalmente cierto, en la próxima entrega nos adentraremos mas en las sensaciones del vino partiendo desde la vid, de donde proviene, sus cuidados y como llega a transformarse en este liquido tan apreciado por el mundo desde hace siglos…

El Sommelier: Puente conocedor entre el vino y usted.

Escrito por Vanessa Barradas para la revista Exclusiva
El Sommelier, (palabra de origen francés) o Sumiller como se le puede decir en español es la persona que se va a encargar de recomendarle un vino en un restaurante, mas que eso, se va a encargar de hacerle sentir su velada lo mas especial que pueda imaginar.

Foto tomada de Sinflash.com

El mismo debe saber no solo de vinos si no de como combinarlo con la comida, de puros, de aceites de oliva, del servicio en la sala, de aguas minerales y de gastronomía en general; debe saber llevar la cava del restaurante, su rotación, debe manejar el contacto con los proveedores y principalmente darle la cara al cliente en cuanto al servicio del vino se refiere.

Si bien es cierto todo lo anterior, también lo es que cada sommelier es libre de especializarse en lo que quiera, tiene un campo muy amplio en donde desarrollarse, al mismo se le dan las bases y las herramientas que serán iguales en la mayoría de los casos y está de parte de el en donde las va a aplicar; en mi caso me encanta educar y aportar mis conocimientos para mejorar la calidad de servicio en nuestros restaurantes que está tan mal visto a nivel internacional.

Aunque en Caracas es algo relativamente nuevo (solo se conoce desde hace aproximadamente 3 años), tiene ya mas de 15 años que comenzó esta cultura en nuestro país, debo nombrar a su precursor Leonardo Dadazzio procedente de la ciudad de Puerto Ordaz, fundador y actual presidente de la Asociación Venezolana de Sommeliers y miembro de la Asociación Internacional de Sommelier , quien junto con Dayana Medina primera sommelier venezolana, lograron traer la Academia Venezolana de Sommeliers a nuestra capital y ya con dos promociones se ven los resultados de tan ardua labor.

El principal objetivo de esto es que todos los aficionados, curiosos, en fin, cualquier persona que este interesada en aprender, se de cuenta que el vino es para todo el mundo, no importa precio ni condición social. Poco a poco se van a incorporar mas sommelier a los restaurantes que llevaran de la mano al comensal de una manera objetiva y desinteresada a disfrutar de tan hermosa bebida, con el único fin de aportar un granito de arena en la difusión de esta cultura que muchos tildan de moda pero que no lo es

El vino es un ser vivo del cual es muy fácil enamorarse, tiene historias de vida y de muerte, de alegrías y tristezas, de amor y dolor, por eso existe el sommelier, este puente que nos transmite y que nos hace entenderlo; que nos enseña mas que a tomarlo a disfrutarlo, pero que principalmente nos enseña a respetarlo.EL SOMMELIER: Puente conocedor entre el vino y usted.