Un paseo por las nubes…5ta parte…

Mauricio con nosotras

Con la emoción de haber estado en Bodegas Alta Vista nos dirigimos a Bodegas Zuccardi, en el camino pudimos observar varios letreros que señalaban como llegar a ésta prestigiosa bodega lo que me dió a entender o a imaginar que la misma era muy visitada.
Llegamos y en la entrada se veía el cartel de Zuccardi, el precio por persona para dar el recorrido y desde ya te sentías en Disney, todo ordenado y organizado, algo de souveniers y de frente estaba sentada una chica que imagino era la recepcionista, le dimos nuestros nombres y preguntamos por Mauricio, él nos estaba esperando.
Nos buscó en la entrada y nos llevó directo a donde estaba el restaurante, nos esperaba un almuerzo aunque no tan rapido como pensabamos, primero nos sentamos en el área lounge y nos llegó a atender un joven sommelier..jovencito y mexicano..era una mezcla interesante de cultura y acentos.

El Sommelier
Lo primero que nos dieron a probar fué un espumante hecho con método tradicional muy particular ya que era..tinto!!!, fué una gran sorpresa ya que rompía toda regla antes escuchada por mí, el producto se llama Alma 4 y está hecho con uva Bonarda, Mauricio nuestro anfitrión nos explicó que esto fue un sueño realizado por cuatro apasionados del vino quienes hicieron todo lo contrario a lo que se les había enseñado, entre algunos ejemplos: Para realizar el espumante utilizaron vino fermentado en barrica cuando en general lo normal es que la base sea hecha de uno o varios vinos jovenes con acidez elevada y además aunque en Champagne se utilizan dos uvas tintas para la elaboración de sus productos lo normal es que el mismo sea blanco o rosado no tinto como pasó en este caso.

Me gustó mucho, me pareció interesante, digno de estudiar y de apreciar aunque a la vez muy osado para introducirlo en nuestro país todavía… luego me daría cuenta de que esa tendencia de hacer espumantes tintos no se iba a quedar solo en Argentina.
Seguimos charlando y relajándonos un rato, en algún momento se acercó una muchacha bastante joven, muy linda, flaca y pequeña que nos vino a saludar, era como la gerente del restaurante, fué muy amable y nos dió la bienvenida, en ese momento venia llegando José Alberto Zuccardi, persona muy querida en Venezuela a tal punto que ya algunas mujeres se desmayan de solo saber que viene de visita, por él y para conocer toda su filosofía, fué que yo decidí ir a Mendoza y su bodega era la primera en mi lista.
El nos saludó y luego se dirigió hacia donde estaba la chica con un grupo de turistas, la abrazo y la presentó, cuando ella dijo que se llamaba Julia no pasó un segundo antes de que me diera cuenta de que ella era la hija de Zuccardi, la verdad era idéntica a él en su versión femenina y la ví tan humilde que no te enterarías que con su nombre hay toda una linea de vinos los cuales además son buenísimos…para mí algo inimaginable, para ella logicamente es algo normal siendo hija de uno de los dueños de bodega mas famoso de toda la Argentina.
Al rato pasamos al restaurante, estabamos muertas de hambre ya que si sacamos la cuenta no habiamos comido desde el desayuno y ésta era nuestra segunda bodega a visitar en un mismo día, mi amiga Maya me habia hablado de su experiencia gastronómica allí, pero una cosa fué su descripción y otra vivirlo…fué tan divina que olvidé tomar fotos pero gracias a Dios pude grabar todo.
Aunque pensé que no iba a poder degustar objetivamente por las ganas que tenia de solo comer, Mauricio nos sorprendió con una muestra de los aceites de oliva de Zuccardi, los cuáles nos fué explicando uno a uno, fueron tres en total todos varietales, desde el más sencillo hasta el más complejo nos fueron sorprendiendo.
Todos los degustamos con pan, el primer aceite fue el de Manzanilla (originario de Sevilla) bastante suave y fino.
El segundo aceite hecho de Frantoio (su origen es toscano) se encuentra un poco mas de cuerpo y fué mi favorito por haber encontrado ese equilibrio entre los tres tipos de aceite.
Y por último en el aceite hecho de Arauco (originario de Argentina) encontramos mucha potencia y fuerza, es bastante complejo.
Los tres aceites son extra virgen y se pueden utilizar en diferentes tipos de comida debido a sus distintas y variadas características.
Cuando terminamos la degustación de aceites empezó la caravana de comida, comenzamos con las empanadas que nos dieron en tres presentaciones: cebolla, queso y carne quedando como mi favorita la primera, luego nos sirvieron ensalada la cual acompañamos con Zuccardi Serie A Chardonnay-Viognier, Mauricio nos explicó que esa línea está entre Santa Julia y Zuccardi Q, continuamos con una gran variedad de carnes y chorizos que acompañamos con Zuccardi Q Cabernet Sauvignon para luego finalizar con un postre a base de frutas que tomamos con Malamado Viognier.

Terminamos bastante llenas pero con ganas de seguir conociendo, tuvimos una larga sobremesa para luego reincorporarnos y salir a visitar el viñedo, creo que eso era lo que mas me gustaba de todo, que luego de mucho comer salieramos a caminar para disfrutar, conversar y conocer.

La entrada al viñedo

Aunque tenía la idea de que era una bodega bastante comercial cambié de opinión cuando empezamos el recorrido por sus viñedos, José Alberto Zuccardi en persona es un amante de lo que hace, le encanta enseñar no solo de sus vinos sino de el mundo del vino en general, ha sido pionero en muchas cosas, ha aportado mucho al crecimiento de la cultura del vino en su país y eso se nota desde que ves el primer letrero que te invita a pasar.


Cualquier persona conocedor o no conocedor puede entender su filosofía y aprender de vinos, tiene carteles para todo bastante educativos, te provoca pararte en cada uno a leer, Mauricio nos iba explicando y yo preguntando muchísimo, ésta era mi tercera bodega y cada una era diferente, practicamente tenía que empezar desde cero por que lo que era bueno para una no lo era para la otra; entre las cosas mas resaltantes de Zuccardi encontré que el riego no era supervisado sino que tenían su propia fuente, la hacen por inundación, también vi que los viñedos consistian en parrales y se protegían contra las heladas con un sistema de calentamiento.

Protección contra las heladas

Riego por inundación


Vi muchas vides diferentes, José Alberto ha sido experto en experimentar con uvas con muchísimo éxito, introdujo la variedad Tempranillo y la Viognier en Argentina, concluí que la filosofía de esta bodega es no temerle a nada y romper esquemas lo cual les ha traido muy buenos resultados.

Ya casi finalizando llegamos a la bodega y conocimos desde las tecnicas mas comunes para hacer vinos hasta las mas complejas, encontrando hasta cuartos de ensayos donde experimentan con uvas distintas para como siempre traernos sorpresas llenas de buen sabor y placer.


Tuvimos una última degustación en una sala de cata, allí probé Zuccardi Z, hasta ahora el top de la linea, bastante potente y aunque le falta botella es un vino que cuando esté listo para tomar seguro nos hara vibrar; también fué el momento en que José Alberto por fin se acerco a compartir con nosotros y nos habló de todos sus logros, pensamientos y proyectos futuros, descubrí que le encantan los vinos jóvenes donde la fruta se exprese planamente, también su contribución en el mundo del arte local donde hace concursos para pintores que plasmen sus dibujos en algunas etiquetas y cuadros que luego sirven de galería, proyecto que se denomina Cosecha de Artistas y hasta un CD de música nos regaló, por supuesto llena de talentos argentinos que te llevan a disfrutar de un buen vino.


El recorrido se queda corto en estas lineas, hay tanto por hablar todavía de Bodegas Zuccardi que me ocuparía un libro entero, los dejaré con las ganas de ir a conocer que más puede ofrecer esta bodega turística, didáctica, artística, gastronómica y compleja que encierra el mundo del vino tras sus puertas.

La foto más esperada… con Jose Alberto

Nosotras ya teníamos que irnos a descansar para luego, al otro dia, partir hacia la capital de ese hermoso país…íbamos a Buenos Aires…

Anuncios

Un paseo por las nubes…4ta parte…

Cuando nos levantamos parecia un sueño todavia, abrí la cortina de mi cuarto y fué cuando me dí cuenta de que no estaba soñando, realmente estaba en esa casa, la de los dueños de Bodegas Alta Vista y mi despertar era un viñedo a lo lejos desde la ventana, también se veia la Cordillera con sus puntas nevadas y en fín, la belleza que creo nunca podré terminar de describir.

Nos desayunamos algo ligero, en la nevera había pan que pusimos a tostar, café, mermelada y por supuesto no podía faltar el dulce de leche y fruta, aunque no lo crean eso es lo mas light que comíamos en el día.
Habiamos quedado con Pablo en que nos iría a buscar a las 9.00 de la mañana y así fué, lo primero que hicimos fue dirigirnos a uno de los viñedos de Alta Vista, ubicado en Las Compuertas, Luján de Cuyo cuyo nombre era Alizarine.
Sobre el terreno y otras características escribí en el blog SOMMELIER VINO Y RESTAURACION que pueden buscar entre mis links, lo que me sorprendió entre muchas cosas fué llegar al terreno y ver hectáreas y hectáreas de viñedo una al lado de la otra, yo juraba que eran de la misma bodega pero para mi sorpresa eran de distintas casas y no existía ni una sola cerca de separación, a solo pasos podía tocar por igual las vides de Cheval de Sandes que las de Alta Vista, la única diferencia de la que me percaté luego fué el sistema de protección para granizo que era distinto uno de otro..por fín veia como era eso que yo tanto habia explicado en clases; no pude evitar preguntarme ¿Y los amigos de lo ajeno qué?, no es que se fueran a robar las vides..pero los secretos de cada quién?…definitivamente vivimos en la paranoia me dije, y me acordé de mi Venezuela.
Cuando digo a pasos de distancia..es literal…

Algo que también me encantó fué saber sobre el sistema de riego que utilizaban ellos, tienen muchas restricciones y hasta hay un calendario donde esta el día específico en que cada viñedo de esa zona puede tomar el agua para regar sus vides protegido por un candado que facilmente se hubiese podido abrir si me conseguia a uno de los chicos que cuidan carro en mi país me dije también a mi misma…seguía con la paranoia.

Yo tratando de llevar el agua a Alta Vista

Luego de una larga sesión de fotos en el viñedo y sus alrededores, en donde conocí Tupungato que resultó ser un volcán, estuvimos de vuelta en la bodega, íbamos a conocer el proceso de elaboración de los vinos de Alta Vista.

Mi querido Tupungato

Pablo nos relató toda la historia de la misma donde para no aburrirlos y hacer un resumen, han pasado ya varias generaciones con la filosofía de un francés trabajando suelos argentinos, pienso que ésto es lo que da a sus vinos características tan específicas en cuanto a suelo y forma de elaborar sus productos, sacan lo mejor de cada terreno, mezclan variedades y la vid es la que marca la pauta y entrega lo mejor de si misma, por eso sus caldos son tan equilibrados desde el mas económico hasta el más costoso.

Uno de los momentos mas ricos e inolvidables fué el de haber podido probar Alta Vista Alto recién salido de los depósitos de cemento donde se prepara, allí entendí que la base de un gran producto nunca cambia y te hace suponer lo espectacular que será…estaba nuevo, todavía con algo de carbónico en la boca, pero era tan afrutado y tan complejo a la vez que solo puede dar lo que terminas tomando años despues…

Esto se llama servir el vino en origen

Alta Vista Alto 2009

Conocimos la bodega subterranea y la sala de cata, nos trataron de lo mejor y la verdad no queríamos salir de allí pero otra aventura nos esperaba con Zuccardi…que dificil era pasar de un lugar a otro, no terminabas de enamorarte de uno cuando ya tenias a otro pretendiente…


Un paseo por las nubes…3era parte…


Mi primera foto en la tierra del vino Argentino

Diciendole hasta pronto a Chile, tomamos un avión que nos llevaría a Mendoza, la tierra del vino argentino, el vuelo fue bastante corto ya que desde Santiago son solo 45 minutos para allá pero el paisaje…dioooos!!!, la Cordillera de los Andes en vivo y directo, se me pone la piel de gallina de solo recordar.


La Cordillera…cosa más hermosa!!!

Llegamos en la tarde un día antes de lo esperado, nos estaba esperando el taxi que nos envió Pablo de Bodegas Altavista quién me entregó un papel con unas instrucciones que decian como entrar y salir de la casa que nos tenían para pasar dos noches, al principio no entendí ya que pensaba que era algo tipo hotel pero cuando llegamos mi sorpresa fue total….nuestra estadía era en la casa de los dueños!!!, al lado de la bodega, al frente de un viñedo fantasía y en plena vendimia..

Jardín de la casa

Al fondo..la entrada…

Mi cuarto…

Más de la entrada..

Hasta mascota…no recuerdo el nombre forma de ardilla sin cola, estaban por todos lados…

Pasado el estado de shock llegamos a nuestro destino, nos acomodaron en nuestras habitaciones y nos dejaron refrescarnos para llevarnos a comer.

Mendoza me sorprendió muchisimo por varias razones, entre ellas yo me esperaba que fuera un pueblo de campesinos al estilo de Curicó en Chile pero nada que ver, lo que ves alrededor son puros campos de golf, countries club y cuanta casa estilo chalet se puedan imaginar, urbanizaciones privadas y en definitiva se nota una clase alta por todos lados…allí me pregunté y los que trabajan en los campos..donde viven??, bueno Mendoza es la tierra mas costosa por hectarea que se consigue en ese pais, de hecho casi no quedan terrenos por vender.

Desde donde nos estabamos quedando parecia todo pintoresco, solo y oscuro, pero una vez que agarramos camino todo se despeja y se ven unos Centros Comerciales bellisimos y modernos, en uno de ellos comimos…nuestra primera parrilla argentina!!!…

El restaurante que nos recomendaron se llamaba Don Mario, bastante amplio de muchas mesas, nos atendió un señor que hacia las veces de Sommelier, digo así porque realmente no había estudiado la carrera pero hacia el trabajo muy bien, me enseñó la carta de vinos y casi no la leí, el sabía todo lo que tenía y se adaptaba a mis necesidades..entre tantas opciones me deje llevar por un Luigi Bosca DOC Mendoza, Malbec 2006, estaba riquísimo, afrutado, equilibrado, con taninos suaves pero desafiantes en fín..era lo que necesitaba y lo que estaba buscando ese día.

El Vino de esa noche…

Para que vean que mi amiga si estaba cansada…jijijijiiji

Lamentablemente mi acompañante estaba muerta de sueño y casi no me ayudo con el vino y tampoco con la comida, así que opté por pedir una buena ensalada y un corte de carne para compartir, sufrimos para comerlo ya que creo que el cansancio nos había vencido, así que cometi la travesura de llevarme esa botella para la casa y tomarmela a la luz de la luna yo sola…me daba mucha pena ya que tomarme en Alta Vista un vino de otra casa me parecía incomodo, aunque no lo suficiente como para aventurarme…Pablo se enterará cuando lea estas notas…sorry!!!, esa noche casi no podia dormir, se escuchaban camiones y gente trabajando, yo no quería pegar un ojo pero de la emoción..hubiera amanecido pero el Luigi y el cansancio me mandaron a dormir.

Así que me lo terminé solita…..

Al dia siguiente teníamos que ir a conocer los viñedos de Alta Vista y su bodega, junto con el proceso de la elaboracion de sus vinos…