Un paseo por las nubes…5ta parte…

Mauricio con nosotras

Con la emoción de haber estado en Bodegas Alta Vista nos dirigimos a Bodegas Zuccardi, en el camino pudimos observar varios letreros que señalaban como llegar a ésta prestigiosa bodega lo que me dió a entender o a imaginar que la misma era muy visitada.
Llegamos y en la entrada se veía el cartel de Zuccardi, el precio por persona para dar el recorrido y desde ya te sentías en Disney, todo ordenado y organizado, algo de souveniers y de frente estaba sentada una chica que imagino era la recepcionista, le dimos nuestros nombres y preguntamos por Mauricio, él nos estaba esperando.
Nos buscó en la entrada y nos llevó directo a donde estaba el restaurante, nos esperaba un almuerzo aunque no tan rapido como pensabamos, primero nos sentamos en el área lounge y nos llegó a atender un joven sommelier..jovencito y mexicano..era una mezcla interesante de cultura y acentos.

El Sommelier
Lo primero que nos dieron a probar fué un espumante hecho con método tradicional muy particular ya que era..tinto!!!, fué una gran sorpresa ya que rompía toda regla antes escuchada por mí, el producto se llama Alma 4 y está hecho con uva Bonarda, Mauricio nuestro anfitrión nos explicó que esto fue un sueño realizado por cuatro apasionados del vino quienes hicieron todo lo contrario a lo que se les había enseñado, entre algunos ejemplos: Para realizar el espumante utilizaron vino fermentado en barrica cuando en general lo normal es que la base sea hecha de uno o varios vinos jovenes con acidez elevada y además aunque en Champagne se utilizan dos uvas tintas para la elaboración de sus productos lo normal es que el mismo sea blanco o rosado no tinto como pasó en este caso.

Me gustó mucho, me pareció interesante, digno de estudiar y de apreciar aunque a la vez muy osado para introducirlo en nuestro país todavía… luego me daría cuenta de que esa tendencia de hacer espumantes tintos no se iba a quedar solo en Argentina.
Seguimos charlando y relajándonos un rato, en algún momento se acercó una muchacha bastante joven, muy linda, flaca y pequeña que nos vino a saludar, era como la gerente del restaurante, fué muy amable y nos dió la bienvenida, en ese momento venia llegando José Alberto Zuccardi, persona muy querida en Venezuela a tal punto que ya algunas mujeres se desmayan de solo saber que viene de visita, por él y para conocer toda su filosofía, fué que yo decidí ir a Mendoza y su bodega era la primera en mi lista.
El nos saludó y luego se dirigió hacia donde estaba la chica con un grupo de turistas, la abrazo y la presentó, cuando ella dijo que se llamaba Julia no pasó un segundo antes de que me diera cuenta de que ella era la hija de Zuccardi, la verdad era idéntica a él en su versión femenina y la ví tan humilde que no te enterarías que con su nombre hay toda una linea de vinos los cuales además son buenísimos…para mí algo inimaginable, para ella logicamente es algo normal siendo hija de uno de los dueños de bodega mas famoso de toda la Argentina.
Al rato pasamos al restaurante, estabamos muertas de hambre ya que si sacamos la cuenta no habiamos comido desde el desayuno y ésta era nuestra segunda bodega a visitar en un mismo día, mi amiga Maya me habia hablado de su experiencia gastronómica allí, pero una cosa fué su descripción y otra vivirlo…fué tan divina que olvidé tomar fotos pero gracias a Dios pude grabar todo.
Aunque pensé que no iba a poder degustar objetivamente por las ganas que tenia de solo comer, Mauricio nos sorprendió con una muestra de los aceites de oliva de Zuccardi, los cuáles nos fué explicando uno a uno, fueron tres en total todos varietales, desde el más sencillo hasta el más complejo nos fueron sorprendiendo.
Todos los degustamos con pan, el primer aceite fue el de Manzanilla (originario de Sevilla) bastante suave y fino.
El segundo aceite hecho de Frantoio (su origen es toscano) se encuentra un poco mas de cuerpo y fué mi favorito por haber encontrado ese equilibrio entre los tres tipos de aceite.
Y por último en el aceite hecho de Arauco (originario de Argentina) encontramos mucha potencia y fuerza, es bastante complejo.
Los tres aceites son extra virgen y se pueden utilizar en diferentes tipos de comida debido a sus distintas y variadas características.
Cuando terminamos la degustación de aceites empezó la caravana de comida, comenzamos con las empanadas que nos dieron en tres presentaciones: cebolla, queso y carne quedando como mi favorita la primera, luego nos sirvieron ensalada la cual acompañamos con Zuccardi Serie A Chardonnay-Viognier, Mauricio nos explicó que esa línea está entre Santa Julia y Zuccardi Q, continuamos con una gran variedad de carnes y chorizos que acompañamos con Zuccardi Q Cabernet Sauvignon para luego finalizar con un postre a base de frutas que tomamos con Malamado Viognier.

Terminamos bastante llenas pero con ganas de seguir conociendo, tuvimos una larga sobremesa para luego reincorporarnos y salir a visitar el viñedo, creo que eso era lo que mas me gustaba de todo, que luego de mucho comer salieramos a caminar para disfrutar, conversar y conocer.

La entrada al viñedo

Aunque tenía la idea de que era una bodega bastante comercial cambié de opinión cuando empezamos el recorrido por sus viñedos, José Alberto Zuccardi en persona es un amante de lo que hace, le encanta enseñar no solo de sus vinos sino de el mundo del vino en general, ha sido pionero en muchas cosas, ha aportado mucho al crecimiento de la cultura del vino en su país y eso se nota desde que ves el primer letrero que te invita a pasar.


Cualquier persona conocedor o no conocedor puede entender su filosofía y aprender de vinos, tiene carteles para todo bastante educativos, te provoca pararte en cada uno a leer, Mauricio nos iba explicando y yo preguntando muchísimo, ésta era mi tercera bodega y cada una era diferente, practicamente tenía que empezar desde cero por que lo que era bueno para una no lo era para la otra; entre las cosas mas resaltantes de Zuccardi encontré que el riego no era supervisado sino que tenían su propia fuente, la hacen por inundación, también vi que los viñedos consistian en parrales y se protegían contra las heladas con un sistema de calentamiento.

Protección contra las heladas

Riego por inundación


Vi muchas vides diferentes, José Alberto ha sido experto en experimentar con uvas con muchísimo éxito, introdujo la variedad Tempranillo y la Viognier en Argentina, concluí que la filosofía de esta bodega es no temerle a nada y romper esquemas lo cual les ha traido muy buenos resultados.

Ya casi finalizando llegamos a la bodega y conocimos desde las tecnicas mas comunes para hacer vinos hasta las mas complejas, encontrando hasta cuartos de ensayos donde experimentan con uvas distintas para como siempre traernos sorpresas llenas de buen sabor y placer.


Tuvimos una última degustación en una sala de cata, allí probé Zuccardi Z, hasta ahora el top de la linea, bastante potente y aunque le falta botella es un vino que cuando esté listo para tomar seguro nos hara vibrar; también fué el momento en que José Alberto por fin se acerco a compartir con nosotros y nos habló de todos sus logros, pensamientos y proyectos futuros, descubrí que le encantan los vinos jóvenes donde la fruta se exprese planamente, también su contribución en el mundo del arte local donde hace concursos para pintores que plasmen sus dibujos en algunas etiquetas y cuadros que luego sirven de galería, proyecto que se denomina Cosecha de Artistas y hasta un CD de música nos regaló, por supuesto llena de talentos argentinos que te llevan a disfrutar de un buen vino.


El recorrido se queda corto en estas lineas, hay tanto por hablar todavía de Bodegas Zuccardi que me ocuparía un libro entero, los dejaré con las ganas de ir a conocer que más puede ofrecer esta bodega turística, didáctica, artística, gastronómica y compleja que encierra el mundo del vino tras sus puertas.

La foto más esperada… con Jose Alberto

Nosotras ya teníamos que irnos a descansar para luego, al otro dia, partir hacia la capital de ese hermoso país…íbamos a Buenos Aires…

Catar y degustar al mismo tiempo…


Mucho se ha dicho de la diferencia entre catar y degustar pero poco se ha hablado de la fusión entre las dos, tuve la oportunidad de estar en casa de una pareja muy conocida por ser grandes apasionados del vino y la gastronomía, ellos son Ronald y Viviana quienes además son excelentes anfitriones.

Compartimos con la familia de ambos y con una cantidad de vinos que casi ninguno de nosotros había probado lo que hizo muy interesante y ameno todo el momento vivido. La comida estuvo variada…muy variada, consistió en comida árabe y japonesa la cual no dejamos de degustar durante toda la tarde de ese domingo, eso nos ayudo a aguantar la cata de la gran cantidad de vinos.

No tuvimos hojas de cata para darle puntuación a los vinos porque no era la idea pero si realizamos el ejercicio con mucha seriedad, comentando sobre los cambios que ocurrían en cada una de las copas, su evolución y tiempo de guarda.

Los productos fueron:

-Prosecco Foss Marai Milesimado

Espumante riquísimo que nos abrió el apetito y refresco el paladar, muy bien hecho y complejo, burbujas constantes y duraderas en la copa, efervescencia envolvente, delicado.

-Seña 2005 de la famila Mondavi

Ya me habían hablado maravillas de este producto y todo resulto ser cierto, apto para tomar en este momento y para guardar un tiempo mas, de color purpura claro limpio y brillante, en nariz notas a frutas rojas y tabaco, notas vegetales y especias, se abre muy rápido, en boca es elegante, sedoso y sincero, de gran persistencia.

-Carmin de Peumo 2003 de Concha y Toro

Nuevo carmenere de Concha y Toro, ha causado sensación en el mercado, lo pusimos a airearse en un decanter y tardo aproximadamente dos horas en mas o menos abrirse, muchos de mis compañeros se cansaron de esperar y pasaron al siguiente, yo tuve mas paciencia y logre degustarlo y disfrutarlo, potente, estructurado y persistente…todo un chileno de pura cepa…aunque lo defendí bastante, debo reconocer que para disfrutarlo hay que esperar y que la conclusión de todos fue que es un vino que hay que tomárselo con mucho tiempo de añejamiento en botella.

-Axis Mundi tannat 2002 de Bodegas Pisano

Esta uva es muy potente, como su nombre lo indica es bastante tánica, también tardo bastante en abrir pero tuvo mejores criticas que el anterior, tiene un color que me fascina ya que te recuerda a la sangre, muy intenso…en aroma es bastante especiado y la fruta no es protagonista aunque si esta presente, tiene algo que seduce, es muy persistente y denso en boca además de carnoso, toda una experiencia de nuevo mundo.

-Baron de Chirel Reserva 2001 de Marqués de Riscal

No nos atrevimos a compararlo con ninguno de los vinos anteriores porque es otra filosofía, definitivamente un gran riojano, notas animales intensas, tierra mojada, humedad, sotobosque, fruta confitada, en boca elegante, sedoso, aterciopelado, con mucha personalidad e identidad. Nos fascino a todos.

Cada quien saco sus conclusiones y nos pusimos de acuerdo en decir que el primer vino fue el mas apto para tomar en este momento, de verdad riquisímo, debatimos sobre los otros dos vinos y el porqué del empeño de las importadoras de traer vinos tan complejos siendo tan jóvenes para tomar, seguro que descorcharlos en su momento ideal debe ser una experiencia orgásmica.

El gran Baron no tuvo padrote como diría uno de mis fans…sublime…

Lo que vino después fue el Malamado de Zuccardi que pocos conocían y que encantó como era de esperarse, para finalizar la ronda de vinos y sin seguir las generalidades para degustar un vino en cuanto a añadas y complejidad, nos atrevimos a probar Broquel bonarda de Bodegas Trapiche no sin antes limpiar nuestro paladar con un rose de Codorniu que nos preparo para un cambio tan brusco.

Al final algunos tomaron de Santa Teresa el gran ron Bicentenario acompañandolo con un tabaco, toda una experiencia sensorial, debo agregar que el servicio lo hizo Gustavo, mejor y casi que unico sommelier especializado en tabacos que hay por los momentos en nuestro pais, yo me deje llevar por Vivi con una degustación de vodkas espectaculares de las cuales me confieso neófita, sera tema para otro momento…

Lo mas importante de todo fue la compañía y la excelente atención recibida por nuestros anfitriones, acordamos hacerlo mas seguido…y yo acorde seguirlo compartiendo con ustedes…salud!!!