Cuando un restaurante vale la inversión…Le Gourmet

Hace unas semanas tuve la oportunidad de celebrar el cumpleaños de mi mama en un restaurante que ha dado mucho de que hablar.

Emblemático como ningún otro, testigo de la historia política y social caraqueña e icono de la ciudad, Le Gourmet ha sabido mantenerse en el tiempo y espacio de la movida gastronómica local manteniendo en todos sus momentos la sobriedad, la elegancia, la calidad y la formalidad. Le Gourmet siempre ha vivido su mejor momento hasta cuando no ha sido tan apreciada, su solo nombre es sinónimo de éxito.
Varios chefs han pasado por sus fogones de los cuales he conocido solo dos, Elías Murciano quien esta al frente en estos momentos ha sido quien me inspiró a escribir esta nota.

Mi mama y hermana posando con Elías Murciano

De el se sabe mucho, ha salido en la mayoría de las revistas y blogs importantes del país, incluso en la pantalla chica venezolana, así que solo me dedicaré enteramente a narrar mi experiencia con su propuesta.

Llegamos aproximadamente a las 8.30 de la noche, nos recibió la anfitriona amablemente quien nos dirigió al área lounge del restaurante, inmediatamente nos ofrecieron algo de tomar; Gustavo el sommelier del local se acerco a saludar sirviéndonos para empezar una copa de Veuve Clicquot Ponsardin Brut; empezar con champaña siempre es de buen augurio.

Pasamos un rato hablando mientras degustábamos las espumas hasta que el Sr Bellorín quien es el maitre legendario de ese restaurante y de todo el Hotel Intercontinental Tamanaco nos invitó a pasar a nuestra mesa.

Cuando uno se sienta en ese lugar te invade una sensación no solo de que vas a tener un momento agradable y comer rico, sino también de grandeza y de que esta podría ser una de las mejores experiencias gastronómicas de tu vida en el país… les juro que no estoy exagerando!.

Repetí esta foto porque me encanta!

La sinfonía del servicio se podría decir que está dirigida por el mismo Dudamel quien en este caso es un maitre con mas de treinta años trabajando en ese mismo espacio y que conoce todas las reglas del buen servicio y atención al cliente; el solo podría reescribir el manual de Carreño, todo se ve impecable, pulcro y puesto en su lugar, los cubiertos, copas, platos y campanas brillan como si de joyas preciosas se trataran.
El Sr Bellorin nos trajo la carta la cual vimos solo por curiosidad, yo particularmente lo que hice fue tomarle la foto; nosotras ya sabíamos lo que íbamos a ordenar: el menú degustación, desde hace tiempo que lo quería probar.
Gustavo el sommelier con su pulcro vestir procedió a cambiarnos las copas de champagne por otra presentación: Laurent Perrier Rose una joya que si te tomas en tu cumpleaños solo hará que perdures en le tiempo, sino vean la foto de mi mamá.

Ver a Gustavo descorchar una botella de lo que sea es un placer, sin reservas digo que el servicio que da es el mas bello y elegante de Venezuela hecho por un sommelier, definitivamente estar en Le Gourmet desde sus recientes inicios con nueva administración ha hecho que se maneje en un ambiente digno de tener estrellas Michelin y Gustavo es merecedor de pertenecer a el.

Gustavo descorchando el champagne

Al rato comenzaron a salir los platos, estos se los regalare en fotos:


El menú a degustar.

Los panes calienticos.

La cortesía del chef

Foie!

Atún sobre espuma!


Las láminas de calamar!

Ahora con caldo!


Dios los raviolis con trufa!

El atún rojo!

El famoso servicio con campana!


Cabrito al horno!


Para limpiar el paladar esta lindura que no provocaba degustar!


Los fondant y otros postres del maravilloso chef pastelero Wilmer, creía que iba a morir de placer!


La grappa que me trajo a la vida!

Como mi mamá y hermana no toman tanto acompañamos casi toda la comida con el champagne, solo cambié cuando llego el cordero al horno que ameritaba un buen tinto español como lo fué Torres Mas la Plana para acompañar.

Finalicé con una copa de grappa Masi di Recioto que me devolvió el alma al cuerpo ya que sentía que estaba volando de placer por tan exquisita velada. La experiencia fue divina, pura elegancia, servicio insuperable, Bellorin, Gustavo y toda la brigada merecen el premio al mejor equipo, Elias Murciano no tardará en ganarse un premio importante por aquí y espero que se quede por mucho mas tiempo.

Sin duda Le Gourmet es un restaurante de lujo que no tiene mucho que envidiar afuera y que definitivamente debemos aprovechar en el momento que nos podamos dar ese capricho gastronómico de la buena mesa..Vale la inversión!.


Brindando por muchos motivos


La cumpleañera junto a Gustavo y el Sr Bellorin

Nota: Aprovecho para sacar del baúl esta nota que escribí sobre Le Gourmet hace ya algún tiempo cuando les dieron este reconocimiento:

Anuncios

¿Sommeliers en Venezuela?, SI!!!, orgullo nacional e internacional…

Es mucho lo que he escrito y apoyado a mis colegas sommeliers, cada vez mejor preparados y con bases sólidas, dispuestos a entregar lo mejor de sí y con una vocación de servicio envidiable para cualquiera que trabaje en el medio de la gastronomía y el vino.

En estas líneas solo tengo infinita felicidad y orgullo para compartir con ustedes, seguidores de este blog, quienes siempre quieren saber sobre cómo evoluciona la cultura del vino en Venezuela.

Siempre es satisfactorio conocer del éxito de algún colega, de sus logros y de cómo poco a poco rompen barreras solo haciendo algo que les apasiona: dar a conocer el mundo del vino. Mi motivo de celebración se debe a que una de estas personas, quien además es muy cercana a mi, lleva ahora su nombre a otras latitudes representando a un sommelier hecho en Venezuela que forma parte del equipo de uno de los 3,254 restaurantes ganadores del Award of Excellence de la muy respetada revista de vinos Wine Spectator.

El restaurante: Le Gourmet, ubicado en el hotel Tamanaco Intercontinental, el nombre del sommelier: Gustavo García, egresado de la Academia Venezolana de Sommeliers.

No se muy bien los detalles de cómo se llega a calificar para recibir este premio, lo que sí se, es que se deben cumplir ciertos requisitos entre ellos la carta de vinos debe tener por lo menos 100 selecciones, debe estar armonizada con la propuesta gastronómica del restaurante que en este caso cuenta con el aval del chef Tomas Fernández (otra apuesta segura de éxito) y debe ser una carta muy profesional a la hora de presentar sus caldos, estos deben tener un buen balance de vinos interesantes con la información precisa de cada uno, incluyendo sus vinos por copa, dicha información debe incluir la añada, zonas de producción, nombre de la bodega y apelaciones, entre otras cosas.

Lo que no podemos palpar cuando buscamos esta información por Internet es como se desenvuelve este sommelier y los que hemos tenido el placer de ser atendidos por Gustavo podemos dar fé de su servicio impecable, pulcro y lleno de tradición; pedir un vino en Le Gourmet nos puede llevar a una experiencia enriquecedora donde él hace honor a su oficio y nos consiente desde que llegamos hasta que nos vamos. Nada nos puede faltar.

Es el único sommelier que hace servicio de puros en nuestro país, con guantes blancos y de manera perfecta, armoniza además cada plato con su respectivo vino y solo de la boca de sus clientes y amigos salen palabras de agradecimiento, satisfacción, placer y ganas de volver.

Todo esto es un tesoro bien guardado que en un país como el nuestro, donde el servicio al cliente está tan mal visto y cada vez más por el piso, hay que saber valorar.

La historia de Gustavo en el mundo del vino es como muchas, donde la casualidad es el protagonista, pelotero apasionado desde que tenia uso de razón, incluso llego a firmar con los Piratas de Pittsburg, no termino de ver su sueño realizado por una lesión que lo sacó de la pelota profesional, aunque no lo alejo de su ahora afición y se le puede ver frecuentemente frente a una maquina de bateo o con algunos de los equipos para los que juega por pasión.

De las canchas fue a parar por cosas del destino al Wine Bar Viva Vino donde conoció el elixir de los dioses y lo tomó como propio, de la mano también conoció el mundo de los puros o tabacos y fue la dupla perfecta, tal cuál seria en su momento Manny Ramírez y el Big Papi jugando para los Medias Rojas de Boston, su equipo favorito de las grandes ligas.

Una cosa llevo a la otra y termino estudiando en la Academia Venezolana de Sommeliers en su segunda promoción, de Viva Vino le hicieron una propuesta para trabajar en Le Gourmet la cual no rechazó, comenzó como ayudante del especialista en vinos Egidio Fusco, italiano contratado para aperturar este restaurante y ya graduado, con las herramientas para desenvolverse solo, ha sabido aprovechar cada oportunidad que se le ha dado viajando a Italia y luego a Chile nutriéndose de estas experiencias para dar cada vez un mejor servicio.

Poco a poco se ha ganado su puesto y esto se ve reflejado al aparecer su nombre en tan prestigiosa revista como lo es la Wine Spectator.

¿Qué mas podemos esperar de el?, con el tiempo nos seguirá sorprendiendo ya que tiene todo para seguir triunfando incluyendo una humildad y una sencillez infinita.

De mi parte mis mejores y mayores deseos…levanto una copa a su salud!!!