¿Periodista de Gastronomía o Comunicadora de Gastronomía?


Hoy 26 de abril tuve la oportunidad de asistir al Foro de Periodismo Gastronómico: “El comunicador como ingrediente esencial del éxito”, los panelistas que intervinieron fueron: Rosana Di Turi (El Nacional), Adriana Gibbs (El Universal), Ana María Rodriguez (Marcom Comunicaciones), Sasha Correa (Revista Cocina y Vino) y el invitado especial Ignacio Medina, critico gastronómico español quien entre la fuerza femenina que lo rodeaba cerro con broche de oro una mañana de interesantes temas y debates sobre el ejercicio de la comunicación gastronómica en nuestro país.

De antemano gracias al Restaurante Le Gourmet, pioneros en este tipo de iniciativas por la invitación.

Poco antes de que comenzaran las ponencias conocí al señor Medina y me pareció una persona muy simpática, agradable y sin media ínfula de prepotencia, todo lo contrario a lo que uno se imagina que pueda ser un personaje dedicado exclusivamente a criticar restaurantes; por lo menos eso pensaba yo.

A continuación les trataré de narrar o transmitir lo que fué en resumen mi primera jornada sobre periodismo, desde ya confieso que me quedaron ganas inmensas de asistir a muchas mas.

Comenzó Rosana Di Turi con una frase que se me quedó grabada inmediatamente: “No hay temas banales sino maneras banales de tratar los temas”

Mi resumen:
 

 

Siempre se le debe dar una mirada distinta a un mismo tema y en el caso de Venezuela se deben buscar maneras de preservar y valorar las tradiciones culinarias ya que por falta de interés podrían perderse joyas gastronómicas que mermarían en nuestra identidad nacional.

Me encantó su intervención porque es una persona que ha viajado buscando el origen de muchos de los productos que compramos y/o consumimos sin imaginarnos de donde provienen encontrando un sinfín de dificultades para llegar al principio de esa cadena.

Ejemplos de recetas sin escribir que solo conoce el que las hace y no tiene a quien transmitirlas, son testimonios preocupantes pero a la vez alentadores porque invitan al comunicador a sentir curiosidad e ir tras la noticia o el reportaje.

En pocas palabras: Periodismo para preservar nuestras costumbres.

Luego fue el turno de Adriana Gibbs quien me dejo gratamente sorprendida ya que su intervención fue corta pero precisa, mientras iba hablando surgieron tantas preguntas en mi mente que no pude hacerlas todas por temor a crear una conversación solo entre ella y yo.

Mi resumen:
 

 

Los retos para un periodista son primordialmente saber seleccionar la información que llega pudiendo separar y cito: “La paja del trigo”; hay también que buscar las noticias y los espacios en donde se originan evitando principalmente las gacetillas y el aplauso constante cuando de criticas serias se trata.

De manera muy personal nos hablo sobre la búsqueda de la cocina honesta y que perdure abriendo los ojos y sentidos al talento mas que a la decoración de un restaurante, en fin hay que criticar con bases y sin miedo porque de allí saldrán las verdaderas propuestas gastronómicas que le darán identidad a nuestro país.

Preguntas que dejó al aire: ¿Qué estimula el periodismo gastronómico? y ¿Para quién escribe el crítico?.

En pocas palabras: Hay que saber seleccionar la información para cubrirla exitosamente.

De tercera hizo su aparición Sasha Correa, si solo leen mi blog sin ver una foto de esta niña jamas pueden imaginarse lo joven que es, o por lo menos aparenta; sin embargo no se pueden dejar engañar porque a todos nos dejo con la boca abierta, fue la primera en llevar su presentación y con unos cuantos libros, de rápido hablar, inquieta y medio despistada (dicho por ella misma) comenzó su ponencia.

Mi resumen:

Hay que ir mas allá de lo evidente y comenzar a observar, debemos dejar de hacer copia fiel de las notas de prensa y de las búsquedas en google; es abanderada del periodismo narrativo del cual nos dio unos cuantos tips no sin antes dejar bien claro que ese es el tipo de linea que lleva la revista para la que trabaja desde hace 5 años: Cocina y Vino.

No solo se deben decir las cosas también hay que mostrarlas, no debemos conformarnos con la entrevista única hay que narrar desde la perspectiva de los testigos, jugar con los espacios y el tiempo, acercarse a algo poco conocido y acercarlo después al lector, tener coraje, curiosidad e ingenio para conseguir lo que nadie sabe; muchas veces hay que estudiar y observar a los personajes en su entorno personal para entenderlo y transmitir mejor su filosofía. Sasha dio el ejemplo de cuando pudo viajar con Elena Arzak a la playa sacándola de sus tareas habituales y de como eso le dio información infinita para armar su reportaje.

Particularmente me encanto que respondiera una pregunta que yo había hecho tiempo antes: ¿Para poder evaluar o criticar localmente con base es necesario haber viajado o haber probado ese producto en origen?, ella dijo que el periodismo era un aliado para las personas que tienen limitaciones para viajar constantemente y que haciendo investigaciones exhaustivas sobre un alimento especifico se puede informar al publico de manera objetiva, incluso sin haberlo probado la persona que realiza el reportaje.

En pocas palabras: Periodismo gastronómico narrativo

Le toco el turno después a Ana Maria Rodriguez quien tiene una empresa de comunicación, nos iba a dar una charla desde la perspectiva de quien invita a comunicadores y la enorme responsabilidad que se tiene con el personaje que cubre los eventos gastronómicos.

Mi resumen:
 

 

¿Como se asesora un restaurante, una marca de vinos o cualquier producto que sea gastronómico para darse a conocer en el medio?

Hay que conocer profundamente tanto el producto como su competencia para no repetir estrategias; también se debe tener una verdadera vocación de servicio con los periodistas interlocutores y en general la agencia debe tener real interés y gusto por el tema gastronómico.

Las personas que se dedican a este particular deben desarrollar el gusto, conocer, estudiar y experimentar sensaciones a través de la experiencia vivencial; en fin debe tener cultura gastronómica.

Algo que me pareció muy curioso fue que según palabras de Ana María se debe entender que toda comunicación no es mediática; en estos tiempos pareciera que eso fuera imposible pero contrariamente cada vez es mas común la publicidad de persona a persona que aunque antes podía parecer de principiantes ahora tiene tanto éxito como manejar redes sociales.

En pocas palabras: Cubrir eventos gastronómicos de manera exitosa

Por ultimo le tocaba el turno al invitado especial Ignacio Medina, con una voz torrencial típicamente española, con humor negro que encanta a muchos incluida yo y recordándome me un poco a la queridisima María Isabel Mijares experta en hacer que todos le presten atención además de hacer reír sin querer queriendo; comenzó diciendo: “Quiero ser un salvaje que come y que se sorprende cuando lo hace”.

Mi resumen:

La cocina es para ser un niño eterno, describir una sensación te coloca en la situación de administrar las palabras de la manera mas certera con el animo de transmitir lo que se siente.

Lo importante en la gastronomía no es el cocinero sino el cliente y para entender una propuesta gastronómica debe hacerse desde el plano personal tanto del que lo degusta como del que lo elabora. Se come para disfrutar.

El que escribe sobre gastronomía no debe decirle al cliente como comer, ni como maridar, ni que ingredientes debe usar, tampoco debe transmitir la formula de la comida perfecta; el que se dedica a escribir debe solo transmitir y contar como le gusta a si mismo comer, si al lector le gusta sera fiel sino dejara de leerlo. Podríamos esperar que alguien se identifique y aportar e intercambiar conocimientos de gustos en común.

Sobre los grandes paladares dijo casi en tono de burla que el mismo sirve solo para distinguir cuatro sabores y que todos tenemos el mismo, algunos con umbrales de percepción mas intensos que otros pero que eso no era un termómetro del mayor saber de nadie.

Refiriéndose a la cocina aclaro que la misma es dinámica, que cambian día tras día, año tras año y por los siglos de los siglos, aquí probo por lo menos cinco hallacas y llego a la conclusión de que el ingrediente esencial y la receta verdadera es la que hace cada quien en su casa.

Cuando se refirió al periodismo gastronómico dio la bienvenida al mundo del subjetivismo, no existen verdades absolutas; el que escribe debe mantener una independencia y caer en cuenta de que jamas el critico sera un personaje agradable por mas que lo intente; exhorto a preguntar siempre y volverse tan curiosos como un bebe conociendo el mundo y a desarrollar la memoria gustativa ya que se come con la misma.

El deber del critico y del escritor es desentrañar el mensaje que te da el cocinero y ese trabajo requiere humildad.

Casi me mata de la risa cuando dijo que la cocina venezolana es esquizofrénica, luego explico algo muy cierto y que nos lleva a reflexionar: Se cocina para complacer al extranjero con propuestas locales y para el local con propuestas internacionales.

Por ultimo, al menos en este post ya que dejare lo demás para mi propio egoísmo, me encanto cuando dijo que la gastronomía es el ejercicio mas sensual que ha encontrado en su vida; vaya frase hermosa para referirse a su manera de ganarse la vida.
 
En pocas palabras: Hay que saber administrar las palabras para expresar el sentir

 

En conclusión sentí que esta mañana fue extraordinaria, no sabia que esperar y quería que la jornada fuera una semana pero de lo bueno poco y no me quedo mas que conformarme y exprimir toda esa información.

Coincidieron todos en que tiene que haber curiosidad y critica siempre si se quiere que esto sea una forma de vida, también en que hay que buscar maneras de distinguirse en el manejo de la información, estudiar y prepararse para marcar la diferencia.

Por mi lado totalmente de acuerdo con lo anterior agrego también que quien quiera vivir de esto y “ganarse el espacio a pulso” (como dijo Ignacio) debe contar con un presupuesto para hacerlo, hay que pagar para conocer, las invitaciones llegaran después; lo digo por experiencia.

¿Que pinto yo en esto? pues no soy periodista pero por todo lo que escuche creo que soy una comunicadora gastronómica, será?
Anuncios