Cocina y pasion por el Priorat…La Garnacha… La Cenicienta…

Texto original de Oriol Serra…

La Garnacha es para los forasteros un todo pero para los catalanes es el apellido de una gran familia de nobles, cenicientas y brujas.

La menos agraciada de la familia es la Garnacha Blanca pero es ideal para vinos dulces oxidados, la edad no perdona para esta solterona. Con menos palidez la Garnacha Gris, siempre baja de animo, le falta atractivo como para ir sola al baile y necesita amigas que le ayuden a vestirse de novia.

La que cuesta casar es la Garnacha Peluda, antipática y grosera variedad. No es querida ni en castilla ni en la Mancha. Acusada por sus excesivos taninos vegetales en la piedra negra del Priorat, tan agreste y seca como su carácter, encontró el enlace mágico: la mineralidad. Desde que anda casada huele a fresas y tiene una charla envolvente…eso si, cuando se tome una viuda mas de uno preferirá pasificarla por cien años.

De la Garnacha Tintorera hablare muy poco, dicen que es hija bastarda de un campesino francés: una aventurilla veraniega entre el Petit Bouschet y a la despreocupada garnacha tinta, con divorcio anunciada.

La princesita caprichosa del cuento es la Garnacha Tinta, conocida con tantos nombres como amantes tiene por toda España y Portugal, es tan vigorosa que sus conquistas amorosas se conocen en Francia, Italia y hasta en el nuevo mundo. Es dócil como un caramelo cuando su vida es joven pero al ser la mas bella de la familia fue bautizada como “La Cenicienta de los vinos”, tan elegante y tan simple como aquella que siendo sirvienta acabo en brazos del príncipe.

Pero no se lleven a confusión, cuando la Cenicienta ha tenido 40 hijos y tantos inviernos ya no hay príncipe azul sin barriga ni arrugas que arregle una cirugía. Presa de la rabia decide vestirse de luto y cual ermitaña vive en las duras y empinadas laderas del Priorat donde se convierte en Garnacha del País, una bruja con verruga en la nariz.

¡ Quien quiere un cuento con final feliz si podemos sucumbir en un pedregal pardo y negruzco donde vomitar todo ese carácter tempestuoso!. Color granate, caso sangriento y frutas negras, hace chirriar los dientes hasta que encerrada en una sombría cárcel de roble francés convierte el odio en mermelada, su ímpetu en tardes torrefactas y noches de carbón y de sus recuerdos nos brinda balsámicos momentos.

¿ Y que fue del príncipe de este cuento?

Tiene nombre de nena la Cariñena, pero cuando le sale la barba y se deja crecer el pelo le llaman Mazuelo y en el Priorat Samso, el fuerte Sansón como aquel héroe que podía con mil soldados sin despeinarse. Resiste en la viña y la bodega todos los combates, no pierde sus taninos rudos y amargos si no pasa por el aula del roble que todo lo educa y recompone… A Sansón no podremos satisfacerlo con cualquier cortesana, el necesita su Dalila.

Así paso toda la eternidad, Sansón sin Dalila, hasta que un día en las barricas encontró a su compañera, la Garnacha, ambos entrados en años se unieron y de esa boda nacieron tormentas muy complejas, divinos aromas viejos que no tienen que pedir perdón a nadie para amarse y que comparten alegrías y penas en boca para llegar a ser el matrimonio perfecto…del Priorat.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s