Nos seguimos reuniendo..Viaje a Italia a traves del Chianti..

Tomado del blog de Mayita


El Chianti es una de los vinos más famosos de Italia, lleno de historia y tradición. Su territorio esta situado entre Siena y Florencia. Con una cultura vinícola que data del siglo trece el Chianti era un vino que se elaboraba en la zona para el consumo interno.

Cuando algunos vitivinicultores empezaron a preocuparse por hacer vinos finos, el área sufrió una enorme crisis de identidad ya que sus niveles de calidad eran muy grandes y algunos productores vivieron mucho tiempo de la fama de la zona sin elaborar vinos serios. Pero poco a poco muchas bodegas de Toscana se empeñaron en juntar la tradición vinícola del Chianti con los estándares modernos de calidad.Es así como nacieron las leyes que empezaron a legislar la producción de Chianti y esto dio como resultado las Denominaciones de Origen ( Chianti D.O.C.G).

Ahora los vinos llamados Chianti están regidos por estándares de calidad y producción y solo se pueden elaborar en siete zonas: las seis colinas que rodean la zona central: Arezzo, Florencia, Pisa, Siena, Montalbano y Rufina y en el medio de estas colinas se encuentra la Denominación de Origen Controlada y Garantizada Chianti Classico en donde los estándares de calidad son mas rigurosos y las uvas solo pueden ser cultivados y producidos principalmente en: Greve in Chianti, Radda in Chianti, Gaiole in Chianti, Castellina in Chianti entre otras.

Estos Chianti Classicos tienen el símbolo de un Gallo Negro en la botella, que es la imagen de la Denominación; y tiene su origen en la histórica disputa entre las ciudades de Siena y Florencia los cuales decidieron determinar la delimitación de sus localidades haciendo una carrera que empezaría al amanecer con el canto del gallo, momento en que cada jinete saldría cabalgando desde cada una ellas y el punto en donde se encontráran delimitaria de una vez por todas la frontera entre estas ciudades rivales. Los Sieneses escogieron un Gallo Blanco regordete y muy bien alimentado y los Florentinos un Gallo Negro flaco y desnutrido quien por obvias razones canto ese día antes del amanecer y así el jinete Florentino ganó mas terreno frente a su contra parte Sienes.Mientras los pájaros y los colibríes revolotean sobre nosotros comenzamos con nuestro viaje por Chianti.

Chianti, Cecchi, Toscana, Italia, 2006.Esta Bodega esta localizada en Castellina in Chianti, en la Provincia de Siena en el centro del área del Chianti, esta elaborado con 100% uva Sangiovese.En copa su color nos presenta un rojo ciruela de intensidad media, de lágrimas delgadas y de ligera caída.Sus aromas de frutos rojos maduros se entremezclan con aromas minerales como el grafito, en el fondo nos habla de las violetas tímidamente… con sutiles jugueteos con aromas como la menta y las aceitunas que tanto nos recuerdan la gastronomía italiana. De entrada suave y de textura ligera, es fresquisimo en boca y de fruta persistente.Joven, femenino y delicado, es agradable y fácil de beber.Vino para todos los días. En un año y medio todavía puede ofrecernos sus encantos.Eusebys lo acompañaría con buenos quesos maduros con amigos en una cabaña de madera en la Colonia Tovar con una chimenea encendida. Para mi estaría perfecto con una pasta con ragu de albahaca y tocino… también en compañía de amigos, me recuerda esa escena de una de mis película favoritas: Azul Profundo en donde están comiendo pasta los tres personajes principales Enzo, Jacques y Johana en un Restaurante en los acantilados de Taormina.

Chianti Castiglioni, Marchesi di Frescobaldi, Toscana, Italia, 2005.Esta bodega es propiedad de una familia Florentina que desde hace 700 años aproximadamente se han dedicado a la producción de vinos finos en la zona de Toscana. Esta elaborado con 90% Sangiovese y 10% Merlot y cultivado en el área de Castiglioni.De color rojo ciruela es de abundantes lagrimas delgadas y esbeltas.Sus aromas nos recuerdan las frutas confitadas, cerezas maduras; sumados a las notas minerales que también se repiten en este vino.La entrada en boca es directa, de taninos suaves de vino joven, con reminiscencias de ciruela fresca y una nota amarga al final con características minerales. Es caliente. Equilibrado, fresco y serio!Vanessa lo tomaría como antesala a una noche de pasión, en un Hotel picando quesos maduros, aceitunas negras y embutidos.A mi me recuerda un atardecer de verano frente a las suaves colinas de Toscana con los pájaros de regreso a sus nidos acompañados de un plato de berenjenas al horno.Este caldo en el camino de dos años trasformará sus jóvenes taninos en elegancia italiana.

Chianti Classico Riserva, Cantina Banfi, Montalcino, Toscana, Italia, 2004.Esta bodega localizada en la zona de Montalcino en donde se produce el famoso Brunello di Montalcino, elabora también este Chianti Classico con uvas seleccionadas de area central de Chianti Classico entre Siena y Florencia. La bodega es una de las mas, o la mas grande de la zona. Es un blend en donde la reina de Toscana: la uva Sangiovese se mezcla con Canaiolo Nero y Cabernet Sauvignon (estas dos ultimas en menor proporción) y se envejece por dos años en barriles de roble Eslovaco dándole así el nombre Riserva.Color granate con ribetes tejas, tiene lagrimas marcadas y lentas que nos preparan para una mayor densidad en boca.A copa quieta nos encanta con aromas deliciosos y dulces de fruta confitada o cocida, cerezas en licor que luego al agitar dan paso a los minerales entremezclados con cuero mojado, café y setas.El ataque en boca es redondo, mineral, la fruta se expresa al final. De taninos sedosos y persistentes en estructurado y masculino. Deja recuerdos latentes de fruta muy dulce.Vino que persiste en boca evoca recuerdos de campo con tarde lluviosa.Se puede acompañar según Jennifer con: quesos madurados, fabadas, embutidos y pimientos rellenos. Yo en particular lo combinaría con un Cordero al Chilindron, acompañado de arroz salvaje y papas al horno con concha y aromatizadas con romero.Para Vanessa es un vino de cena a la luz de las velas, con mucho frío, de repente para el primer beso… y además lo armonizaría con el Cochinillo o la Morcilla del Restaurante Yantar.

Después de esta cata para mi lo que queda es pasar la tarde recordando ese inolvidable paseo por Toscana, con sus suaves colinas, la luz romántica de sus atardeceres, sus vinos, su maravillosa gastronomía y la autenticidad de sus habitantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s