Nos seguimos reuniendo…cata para un hasta pronto…

Dedicada a Rafi..

Tomada del Blog de Maya

Esta tarde nos reunimos Ellen, Vanessa y yo a realizar una cata sobre una de las cepas más arraigada en el gusto de la mayoría de los conocedores de vino.
Pinot Noir es la clásica uva tinta de Borgoña, cuyos grandes vinos están concentrados en el Este y Sudoeste de las colinas de piedra caliza de la Cote D’ Or de Borgoña. Esta uva de piel delgada es sumamente temperamental, ha probado ser difícil de cultivar en ciertos climas y suelos. No hay una variedad como esta con ese maravilloso, fragante y sensual perfume, esa elegancia, pureza y dulzura que encontramos en los vinos elaborados con esta cepa, no solo en Francia sino también en diferentes lugares del mundo. Da buenos resultados con el roble francés, con afinamiento en botella presenta aromas de trufas y caza. Junto con Chardonnay y Pinot Meunier, esta cepa es una de las variedades presentes en el Champagne en donde es plantada en mayor extensión que en la misma Borgoña. A pesar de su naturaleza voluble es valorada por consumidores y productores y ha inspirado a cultivadores en Europa y el Nuevo Mundo.
En esta ocasión tuvimos la oportunidad de catar dos diferentes Valles de Chile y uno del Viejo Mundo, lógicamente de Borgoña.

Castillo de Molina Reserva, Valle de Lontué, Chile, Pinot Noir, 2005.

El Valle de Lontué se encuentra ubicado aproximadamente a 200 Km. de la ciudad de Santiago dentro del Valle Central, una de las mas grandes zonas vitivinícolas de Chile, este vino pasa 12 meses en barricas de roble francés y americano de las cuales el 20% son de primer uso.
Rojo cereza límpido y brillante, con ribetes atejados, a la vista es acuoso y sus lágrimas son largas y esbeltas. A copa quieta las cerezas se combinan con las notas florales y un fondo animal que al final nos deja un recuerdo de chocolate amargo. Fruta, fruta y más fruta roja y pequeña. La entrada en boca es fresca y suave y se reiteran los aromas con un paso rápido. Fresco, taninos ligeros, muy afrutado.
Es un producto para los que comienzan en el mundo del vino. Es la contrapartida de sus compañeros de linea, vale la pena darle una oportunidad en el mercado a pesar de no seguir el estilo más robusto de los vinos de esta Bodega. Ideal para acompañarlo con una Ensalada fresca con vinagreta a base de frutas, con un Carpaccio de Res o Carne Fría. Es un vino para compartir con amigos en una tarde fresca.
Esta en su momento, aunque puede esperar un año más.

Tabalì Reserva Especial, Valle de Limarí, Chile, Pinot Noir, 2005.

Al norte de Chile se encuentra uno de los nuevos Valles vitivinícolas del país, este es el Valle de Limarí, esta muy cerca del pacifico, gracias a esta ubicación la zona disfruta de vientos que pasan por el valle gracias a la corriente de Humboldt que refresca los viñedos en la época de la maduración.
Bello color rubí con menisco translúcido, brillante y límpido.
Agradables aromas de frutas rojas maduras conjugadas con notas de rosas, que al agitar se abre y nos presenta un juego de fragancias minerales, sotobosque, con un recuerdo de caramelo al final.
Su entrada es jugosa, fresca y suave, tiene la textura de la seda en boca.
Taninos elegantes, muy equilibrado, vino afrutado y persistente. Muy agradable, te invita a seguir con la siguiente copa. Especial para filosofar.
Para acompañarlo podemos intentar con una Ensalada de flores comestibles, finas lonjas de pato con vinagreta de yogurt y rosas, un Rissoto al Fungí o Mariscos al Grill.
Puede aguantar una guarda de 2 años aproximadamente.
Vanessa se lo tomaría en una reunión de amigas en Uvas con la Tabla de Quesos Artesanales con pan de pasas y mermelada de higos…. Ellen mucho más romántica lo tomaría en compañía de un nuevo chico a orillas de la playa con esos Mariscos al Grill y a la espera de que la combinación de ambos hagan efecto.

Laforet, Joseph Drouhin, Borgoña, Francia, Pinot Noir, 2005.

Joseph Drouhin elabora vinos a lo largo de Borgoña y Beaujolais, es una bodega familiar que además también produce vinos en Oregon. Este Pinot Noir es cosechado en diferentes viñedos en Cote de Beaune. Una parte del vino se envejece en roble y el resto se deja en los tanques de acero inoxidable para mantener su carácter frutal.
Rojo rubí con brillantes destellos. Su baile en copa es grácil y ligero.
Femenino y fragante perfume de frutas rojas conjugadas delicadamente con rosas y violetas, nos ofrece un fondo de bombones rellenos de licor y leves notas de caramelo.
La entrada se siente primero directamente en la punta de la lengua con el recuerdo dulce de la fruta madura, sus taninos dulces y suaves y la jugosa sensación táctil invade el paladar de elegante manera. Delicioso, extraordinario, a mejorado en comparación con añadas anteriores.
Aterciopelado, persistente, te hace salivar… Embriagante!!!
Vanessa y Ellen opinan que definitivamente este es un vino para dos, Vanessa lo empañaría con él!, en una noche despejada de luna llena, le pediría un deseo a una estrella fugaz… Ellen por su parte lo disfrutaría acostada en un jardín viendo las estrellas disfrutando de los rayos de la luna y con un fondo musical de Edith Piaf! Yo opino que deberían hacer una cita doble con sus respectivas parejas para que disfruten de esta fantasía nocturna…


Con este vino me encantaría contarles una historia que tiene que ver con la razón de que hoy estemos tomando Pinot: es sobre muchas de las tardes tranquilas que pase en Le Galipanier cuando no había mucho trabajo: cuando la tarde estaba bonita, soleada y fresca me gustaba saltarme la verja de madera que da al terreno de al lado, me llevaba conmigo una pequeña cesta y recorría el terreno recogiendo moras silvestres… cuando ya tenia la cestita llena me sentaba en una pequeña colina que esta al lado del parque infantil y desde donde se puede disfrutar de una hermosa vista de Galipan, luego subía y de vuelta al Restaurant le llevaba las moras que habían quedado a Rafi (mi jefe), y nos sentábamos entonces muchas de esas veces a comer en una de las mesas con vista al mar.

En esas veladas solía acompañarnos una copa de Pinot Noir, ya que era su cepa favorita, como no lo iba a ser… le encantaba el chocolate amargo, las flores y todo lo que en la vida le podía ofrecer algo exótico y elegante, como por ejemplo una buena copa de Pinot… lamentablemente Rafi ya no va a poder contarnos mas la historia del chocolate, pero sus divertidos cuentos, sus muchas veces disparatados consejos, sus comentarios, sus ocurrencias, siempre nos harán reir…

Cuando tenga en las manos una deliciosa copa de Pinot Noir siempre me acordare de ti con una sonrisa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s