La Cata: El verdadero principio… Ultima Parte

Escrito por Vanessa Barradas para la revista Exclusiva

Hemos hablado en términos generales lo que significa catar un vino, que buscar y que encontrar, a la final este arte solo va a significar el intercambio de aromas, sensaciones y placeres entre el ser humano y el vino, la muy bien llamada “bebida de los dioses”.

Voy a dejarles muy claro dos definiciones que normalmente se confunden: cata y degustación; la primera involucra los sentidos pero se hace de manera objetiva ya que sirve para calificar un vino, darle puntuación y/o penalizarlo, se realiza utilizando fichas de cata; en la segunda solo interviene el punto de vista subjetivo y va a predominar mas el gusto de cada quien, este es el método que usan normalmente las casas importadoras para los eventos a los que estamos acostumbrados a asistir.

Existen varios tipos de catas o degustaciones:

Cata vertical: Consiste en el análisis de un mismo vino o marca de vino de diferentes años, por ejemplo: Vino Sassicaia de diferentes años 1996, 1997, 1998; lo que se busca es conocer la evolución de un mismo vino durante un tiempo establecido.

Cata horizontal: Es aquella en la que se cata un año determinado como por ejemplo el 2002 de la región de Navarra en España y catamos todos los vinos de este año, de esta manera sabremos cual fue el mejor vino navarro del año 2002.

Cata comparativa: Proceso de degustación y análisis de diferentes vinos para determinar las características esenciales de cada uno de ellos. Aunque la selección es libre lo recomendable es buscar un equilibrio básico estableciendo criterios previos depende de lo que se busque; en pocas palabras no seria justo comparar un Casillero del Diablo cabernet sauvignon 2006 con un Don Melchor 2003 lo lógico seria compararlo con uno de su mismo estilo, joven y fresco.

Cata a ciegas: Se realiza con botellas cubiertas sin identificación, con esto se evitan prejuicios e influencias que condicionen cualquier decisión final, normalmente se usa una copa especial de cata de color negro.

Bien lo que es importante que tengan en cuenta es que todos nacen con la capacidad de apreciar un vino, solo se debe trabajar en conseguir darle nombre a las sensaciones, encontrar su propia identidad, saber que es lo que se quiere hacer con estos conocimientos, sea vivir de esta profesión trabajando como sommelier, importador de vinos o como dueño de un restaurante, o simplemente mantenerse al día en este mundo bello y sublime sabiendo degustar un caldo, sintiéndolo y fundiéndose con el en cada sorbo.

“Lo mejor que hay en el mundo del vino, es que no hay un mejor vino…”

LA CATA: El verdadero principio…II parte

Escrito por Vanessa Barradas para la revista Exclusiva

En el vino no hay reglas, solo mitos y leyendas…

Lo primero que se debe aprender para disfrutar plenamente de un caldo, es a tener memoria gustativa, suena complicado pero es más simple de lo que se cree.

Partiendo del principio de que la persona que va a catar es un aficionado, amante, curioso y/o profesional en el mundo del vino, lo único que debe hacer es abrir sus sentidos a todo lo que le rodea, por ejemplo: cuando vaya al supermercado no tenga miedo de tocar, oler o probar de ser posible, esos productos que encontramos en los anaqueles como: frutas, verduras, especias, carnes, e incluso las velas aromáticas y flores; no será una tarea difícil ya que los modernos establecimientos que existen ahora les permitirán darse un banquete de aromas y sensaciones.

¿Porqué les sugiero algo que suena tan alocado?, porque a través del tiempo que llevo dando catas me he dado cuenta que cuando un oyente interviene y trata de explicar un vino, inmediatamente lo compara o se transporta a situaciones cotidianas de su vida, evoca memorias que la mayoría de las veces no puede explicar pero que sabe le recuerda a algo, y normalmente ese algo lo tiene en la punta de la lengua.

Tienen que aprender a darle nombre a ese recuerdo, si nos transportamos a ese closet donde la abuela guardaba su ropa, incluso lo recordamos de color marrón oscuro casi como si lo estuviéramos tocando, no es mas que madera procesada y antigua que nos da un vino que paso mucho tiempo en barrica y lleva en botella algunos años, y si además podemos revivir cuando abrazábamos a esa misma abuela y sentíamos ese divino olor a talco que ella usaba, no será otra cosa que violetas también características de este tipo de vino.

Podría pasar horas dándoles diferentes ejemplos y su significado pero serán ustedes los que tengan la última palabra, sus primeras sensaciones…sus primeras definiciones…que no se les queden en la punta de la lengua….

Los voy a dejar con un poco de vocabulario, algo más técnico solo para que se familiaricen con estos términos que se aplican a la hora de describir un vino, los invito a buscar su significado:

Para la fuerza alcohólica:
Rasgos positivos:
Vigoroso, fuerte, robusto, potente, calido.
Rasgos negativos:
Débil, delgaducho

Para lo dulce y azucarado:
Rasgos positivos:
Tierno, aterciopelado, carnoso
Rasgos negativos:
Blandos, dulces, pesados, flojos